El fin de semana del 30 al 31 de enero de 2021 pasará a los anales de la historia por marcar un antes y un después en la competición del KO en la disciplina del hockey línea

El CH Molina Sport, de la mano de 3COM Marketing y de Volkano Producciones lograban sobreponerse al hándicap de la ausencia de público por la pandemia de la COVID-19, para hacer llegar a todos los aficionados de los seis equipos participantes toda la emoción de una Copa inolvidable en la isla redonda.

Un visionario llamado Alejandro Molina

El presidente del CH Molina Sport lograba doce años después que la RFEP eligiese a Las Palmas de Gran Canaria y al Polideportivo Carlos García San Román como sede de la Copa de SM El Rey de Hockey Línea, en una edición en la que los grancanarios defenderían la corona conquistada el curso pasado en Valladolid.

Desde el primer momento el máximo responsable del conjunto grancanario tuvo claro que se corría el riesgo de no poder contar con público en las gradas debido a la evolución de la pandemia por la COVID-19 en todo el país y en especial en Gran Canaria, poniendo en marcha un doble plan, uno para el caso de poder contar con un aforo limitado y otro sin la presencia de aficionados en las gradas.

La idea principal era la de intentar llevar la emoción del torneo del KO a todos los rincones, ofreciendo una exhaustiva información de todo lo que aconteciera en cada partido, para enganchar a los aficionados de cada uno de los seis equipos participantes en el torneo y del resto de los aficionados al hockey línea en general, tanto de nuestro país, como de fuera de nuestras fronteras.

Un cartel a la altura de la mejor Copa de la historia

El departamento gráfico de 3COM Marketing asumía el reto lanzado por Alejandro Molina a la hora de diseñar el cartel de la Copa que serviría de base para todo el grafismo relacionado con el torneo, apostando por un diseño rompedor y original, que daba a la cita un toque de distinción que le alejaba de todo lo visto hasta la fecha, dando el protagonismo a los seis participantes, no centrándose sólo en el equipo anfitrión.

Una cobertura mediática sin precedentes

El departamento de prensa de 3COM Marketing trabajó a destajo para informar a los aficionados al hockey línea de toda la información relativa a los participantes en el torneo, a través de notas de prensa, publicaciones en la web oficial del club y en las RRSS, suministrando a los medios de comunicación de todo lo necesario para convertir a la Copa del Rey de Hockey Línea en el gran acontecimiento de esa semana, logrando una cobertura total en televisión, radio, prensa escrita y webs deportivas.

Un total de 2 redactores, un tercero apoyando en RRSS, 2 fotógrafos y 1 un cámara inmortalizaron durante los 2 días del torneo todo lo sucedido entre los muros del Polideportivo Carlos García San Román.

Una producción televisiva nunca antes vista en el hockey línea

De la mano de Volkano Producciones, el CH Molina Sport acometía una producción televisiva en toda regla, con un set de televisión montado para la ocasión, con dos locutores y un comentarista, inalámbrico a pie de pista y 5 cámaras al servicio de una retransmisión sin precedentes, que junto a la publicidad en RRSS ofrecida por 3COM Marketing, convirtió a la Copa de SM El Rey celebrada en Gran Canaria en una de las más vistas de la historia, con más de 17.500 visualizaciones en el canal oficial del CH Molina Sport, además de ser retransmitido por el canal de LaLigaSportsTV y por el oficial de la RFEP, gracias a la mediación de la propia Federación.

Una final épica

Los protagonistas de la gran final aportaban su granito de arena para hacer de esta edición de la Copa un acontecimiento inmortal en la retina de los aficionados, con remontada del anfitrión a falta de 6 minutos para el final, cuando iba perdiendo por 2-4 ante el Espanya HC, un gol para forzar la prórroga a 30 segundos para el final y un gol de oro para revalidar el título de campeón de un CH Molina Sport que veía recompensado todo su trabajo y esfuerzo con el tercer título conquistado por los canarios de forma consecutiva.

El doblete de Tenemyr o las dos asistencias de Chuck Baldwin con la mano rota en la gran final, añadían una épica especial a un final de fiesta que otorgó a la Copa del Rey celebrada en Gran Canaria de la vitola de cita inolvidable, de las que crean afición a un deporte que se resiste a ser minoritario y que quiere ocupar su lugar en la isla redonda, que espera con pasión el regreso a la actividad de los hombres de Andreu Tomàs.