El conjunto grancanario y el Espanya volvieron a protagonizar un partidazo que tuvo emoción hasta el final (4-3). Aunque el cuadro balear se puso por delante primero, los de Andreu Tomàs consiguieron darle la vuelta a la situación y rematar la faena en la segunda parte

No hay partido sencillo en esta Liga Élite y menos ante Espanya. Pero el Molina Sport Gran Canaria demostró una vez más estar capacitado para aguantar en las grandes citas volviendo a ganar, casi un mes después de la final de la Copa, al Espanya. Los amarillos no se vinieron abajo pese a estar por detrás en el marcador y supieron gestionar el encuentro para llevarse los tres puntos en un final apretado.

Tensión, goles y pelea por dominar el encuentro

Sin perdonar ni un centímetro, el encuentro comenzó con ambos equipos tratando de marcar territorio. Los porteros, por el momento, no tenían problemas en parar las primeras ocasiones pese a los continuados intentos en un inicio de alto voltaje. La tensión y el recuerdo del último encuentro entre ambos estaba todavía presente, por lo que ninguno quiso regalar nada. A pesar de ello, el Espanya fue el que más lo intentó durante ese tramo inicial.

Adam Schejbal continuó parando y frenando los intentos baleares justo en un momento en el que Molina se quedó en inferioridad por la expulsión de Josep Tomàs. Había que sufrir un poquito y los amarillos estaban aguantando el tipo. Pero pronto llegó el golpe de Espanya, que aprovechó muy bien la ausencia de un jugador local para anotar el primer gol en una muy buena jugada trenzada.

El tanto de Míquel Cabalín puso en alerta a un Molina que tiró hacia delante. Desde el stick de Fabian Mörschler llegó una de las mejores ocasiones locales, aunque Antala estuvo rápido para parar el puk a tiempo. Pese a la mejoría, Andreu Tomàs decidió pedir un tiempo muerto que daría resultado, porque su hermano Josep devolvió el empate con un disparo fortísimo e inapelable.

A partir de ahí llegaron los mejores momentos de un Molina que llegaba con más frecuencia a la meta de Antala. Sin embargo, el guardameta eslovaco se mostró muy acertado y no permitió que los insulares le dieran la vuelta.

Espanya golpea, pero el Molina lo devuelve doble

Otra inferioridad, esta vez de Jacob Tenemyr, volvió a darle alas al Espanya. Los mallorquines se colocaron por delante desde el stick de un Pons que no falló el regalo de Cabalín. Le tocó de nuevo al Molina tirar hacia delante, siendo pacientes a la hora de construir sus ataques. No había prisas pese al marcador y todavía quedaba tiempo por delante de esta primera intensa mitad.

Pese a todo, la alegría del Espanya duró poco. Primero Tenemyr y luego el ‘Manco’, por aquello de jugar la final de la Copa con el brazo roto, Baldwin colocarían a los grancanarios por delante justo antes del descanso. El Molina supo esperar su momento y, pese al buen arranque de su rival, se rehízo.

Baldwin descoloca otra vez al Espanya

La segunda mitad arrancó con el Espanya, otra vez, más incisivo en busca del empate. De ese modo, a Schejbal le tocó trabajar y no decepcionó. El checo paró varios disparos claros, pero no pudo frenar un enorme zurriagazo de Álvaro Pons que se convirtió en el empate. El empuje de los visitantes dio sus frutos, aunque el Molina continuó probando a Antala una y otra vez. Hubo, de hecho, un momento de asedio a la meta balear sin éxito que demostraba en toda regla la reacción amarilla.

En esos instantes faltó algo de acierto. No había que desesperar porque quedaba más de la mitad de la segunda mitad para buscar la victoria y las ocasiones seguían llegando. Sin embargo, los mallorquines también jugaban y en alguna contra volvieron a probar suerte sobre la meta local. Aun así, una inferioridad clara del Espanya, con dos jugadores fuera, fue aprovechada esta vez por Baldwin, quien con un gran disparo frontal logró romper la cerrada defensa de su rival para marcar.

Ahora sí que sí un error podía pagarse caro una vez se alcanzó el ecuador del segundo tiempo. Fue  entonces cuando el Espanya quiso apretar un poco más. Por su parte, el Molina intentó controlar algo más la situación teniendo en cuenta que estaba por delante en el marcador.  Andreu Tomàs pedía entonces un último esfuerzo a sus jugadores y cabeza fría para esos minutos finales que serían claves.

El Molina supo cerrar una victoria doble

Con el tiempo corriendo en contra de los visitantes, Álvaro Pons estuvo a punto de lograr el empate justo cuando el partido entró en una fase de tensión máxima. Cada centímetro, cada disparo era una pequeña batalla dentro de una guerra bastante más grande, por lo que nadie iba a bajar mínimamente su intensidad. En ese sentido, el Espanya solicitó un tiempo muerto en busca del último empujón.

Sin dejar de buscar la portería, el Molina decidió cuidar algo más el puk tratando  de esconderlo, pero la presión de los baleares era asfixiante. En un ida y vuelta constante, los últimos minutos hubo ocasiones para los dos lados siendo los porteros protagonistas. De hecho, Adam Schejbal detuvo algún disparo muy comprometido a nada del final del partido; el checo se hizo enorme bajo palos.

Pero al final el Molina supo mantener el resultado y certificó una de esas victorias que tienen valor doble, por lo moral y por los puntos que te llevas. Espanya es el rival más duro de los grancanarios en esta Liga Élite y haberles derrotado es un nuevo paso de gigante en la búsqueda de acabar primeros la fase regular. Hay victorias que saben a gloria y esta es una de ellas aunque, todavía, queda mucho.

Ficha técnica del partido

Encuentro correspondiente a la 3ª jornada del Grupo A de la Segunda fase de la Liga Élite, celebrado en el Polideportivo García San Román de Gran Canaria.

Árbitros: Pedro Gallardo Lozano y David Cañas Peña.

Goles: 0-1, Míquel Cabalín. 1-1, Josep Tomàs. 1-2, Álvaro Pons. 2-2, Jacob Tenemyr. 3-2, Chuck Baldwin. 3-3, Álvaro Pons. 4-3, Chuck Baldwin.

CH MOLINA SPORT (4): Adam Schejbal (P) y David González (PS); Gio Rodríguez, Pablo Perera, Pawel Zasadny, Carlos Azofra, Pol Jansa, Jacob Tenemyr (1 gol y 1 asistencia), Chuck Baldwin (2 goles), Andreu Tomàs (1 asistencia), Josep Tomàs (1 gol y 1 asistencia), Iván de las Heras (1 asistencia) y Fabian Mörschler.

ESPANYA HC (3):  Martin Antala (P) y Gabriel Mora (PS); Mauro Jiménez, Eduard Requena, Jean Paul Bejarano; Ville Virtanen, Álvaro Pons (2 goles), Míquel Cabalín (1 gol y 1 asistencia), Eduard Cabalín (1 asistencia) y Borja García.